Connect with us

Motivación

Cómo Equilibrar El Trabajo Con La Vida

Published

on

El trabajo debería ser adaptado a nuestra vida y no al revés.

En los tiempos que corren, es un tanto difícil lograr eso, pero no imposible.

 

Hasta que logremos dicho objetivo, lo que podemos hacer es mejorar nuestra condición laboral y de vida.

 

Las extensas jornadas laborales, pueden traernos complicaciones para realizar otras actividades. De uno depende encontrar esos huequitos de tiempo para ocuparnos de nosotros mismos.

 

Si bien trabajar es indispensable para vivir en este sistema social, también es indispensable cuidarnos.

 

Que nuestro tiempo no sea invertido exclusivamente en generar ingresos.

 

Recuerda que las remuneraciones no son meramente monetarias, también hay remuneraciones emocionales, físicas y mentales.

 

Es muy importante que te dediques tiempo a ti y a tus seres queridos.

 

Tampoco te presiones, hacemos lo que podemos, pero aunque sea de a poco, ve empezando.

 

Si trabajas en horario corrido, eres un afortunado/a. Es una de las jornadas con mayor rendimiento de tiempo.

 

Pero ya sea un trabajo de oficina en el que permaneces sentado/a o uno en el que debes estar de pie lo cierto es que igual salimos cansados.

 

Que eso no te detenga. Así tú jornada dure cuatro, seis, ocho o más horas, siempre nos agotará un poco, o al menos tendremos ganas de volver a casa y estar cómodos.

 

Si lo hacemos, nos aplastamos, nos ralentizamos, y al final del día habremos invertido nuestro tiempo solo en trabajo.

 

Si como muchas personas tienes un horario laboral cortado, puede dificultarse un poco, pero no es imposible.

 

En las provincias del interior de Argentina, por ejemplo, muchas personas tienen este tipo de horario.

 

Trabajan cuatro horas a la mañana, finalizando al mediodía, luego descansan unas cuatro horas y vuelven a trabajar otras cuatro, finalizando a la noche.

 

Muchos trabajan de lunes a viernes, otros tienen que trabajar también el fin de semana. Por lo que el tiempo invertido en generar ingresos es grande.

 

También hay que tener en cuenta que muchos, además del trabajo, tienen la responsabilidad del hogar y de los hijos.

 

En este artículo te traemos algunas recomendaciones para que puedas “optimizar” tu tiempo y así poder organizar mejor tus ratos libres para realizar otras tareas.

 

 

HACER UNA LISTA

 

 

Si estás trabajando full time y quieres hacer otras actividades, lo que recomendamos es, primero hacer una lista con aquellas  actividades que quieres realizar.

 

Segundo, hacer una lista de las actividades que ya tienes.

 

Luego ver en qué horarios puedes encajar todo eso, sin olvidarte de tus tareas básicas como alimentarte y bañarte. Muchas veces calculamos nuestro tiempo libre, sin tener en cuenta esos factores, y luego nos encontramos con que tenemos que reorganizar.

 

Una vez establecido eso, puedes realizar un cronograma y dejarlo en un lugar visible. O llevar una agenda en tu celular.

 

Ten en cuenta que no siempre podrás seguirlo a pie de letra. A veces aparecerán improvistos. Pero no desesperes, eso no tiene que generarte estrés, al contrario.

 

Esas actividades extra laborales, son justamente para relajarte, para concederte gustos, para mimarte, para brindarte salud. Si por alguna razón no puedes realizar tu actividad un día, relájate, la harás otro día.

 

 

 

OPTIMIZAR TIEMPO

 

 

Un factor importante a la hora de organizar actividades fuera del trabajo, es optimizar el tiempo. Es decir, buscar la manera en que podamos aprovechar a pleno nuestro tiempo libre.

 

Por ejemplo, cuando cocinemos nuestro almuerzo o cena, preparar comida demás y guardarnos la porción en la heladera o freezer, de esta manera invertiremos el mismo tiempo que utilizamos para preparar una comida, pero preparando dos. De esta manera, podremos dedicar tranquilamente tiempo a otra actividad, porque sabremos que tenemos nuestra comida lista.

 

 

 

ADHERIR TUS FACTURAS A DÉBITO

 

 

Pagar cuentas suele requerir mucho tiempo, así las pagues todas juntas en un mismo lugar, muchas veces hay que hacer una larga cola y nos puede llevar hasta una hora. Adherirlas a débito te ahorrará ese tiempo, pudiendo así aprovecharlo para hacer otra cosa.

Ya no tendrás que ir a diferentes lugares a pagar los impuestos que no te recibió algún cobro Express.

 

 

 

CERCANÍA AL LUGAR DE TRABAJO

 

 

Mudarte cerca de tu trabajo o tener movilidad propia, te ahorrará tiempo y dinero en transporte público.

Pero no subestimemos ese medio de transporte, ya que, en bus o subte, se puede aprovechar el tiempo para leer,  estudiar, o, como es mi caso, escribir artículos.

 

 

 

ORGANIZA TUS COMPRAS

 

 

En nuestros hogares, es necesario tener insumos suficientes para cada día.

Pero comprar a diario lo que hace falta, nos toma tiempo.

 

Por eso la sugerencia es que resumas tus compras a un solo día y lugar.

 

Hacer una compra mensual nos ahorra tiempo y dinero. Trata de elegir un día para ir a un lugar que tenga todo lo que necesitas; alimentos envasados, frescos, artículos de limpieza, de farmacia, etcétera.

 

 

 

EL TRASLADO COMO FORMA DE EJERCICIO

 

 

Hacer ejercicios es fundamental para mantener un buen estado de salud y anímico. Lo recomendado es hacer ejercicios tres veces a la semana, por una hora u hora y media.

 

Si has quedado muy jugado/a con tus horarios, puedes optar por ir caminando o en bicicleta al trabajo.

No es lo mismo que seguir una rutina de entrenamiento, claro, pero es una forma de mantener tu cuerpo activo.

 

 

Como mencionamos anteriormente, de nosotros depende organizarnos. Si tienes hijos, puedes organizar actividades extras para ellos en el mismo horario que tú.

Puede resultarnos un poco difícil organizarnos, pero ten paciencia, a tu ritmo, todo se acomoda.

 

 

Espero que estos consejos te hayan servido y puedas invertir tu tiempo en todo aquello que deseas hacer.

 

Y recuerda: no te rindas. Siempre hay tiempo, la clave es organizarse.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Motivación

La Felicidad Como Hábito

Published

on

Mucho se ha hablado de La felicidad por siglos. Para ti, qué es La felicidad?

Probablemente haya tantas definiciones como intérpretes. Y no me refiero sólo a personas dedicadas a la filosofía de manera profesional. Todos tenemos un potencial filósofo dentro y nos hacemos todo tipos de preguntas.

 

Aquellas relacionadas al objetivo de nuestra existencia suelen ser las más frecuentes.

Quién soy? De dónde vengo? A qué vine a esta vida? Son preguntas que las personas se hacen, probablemente desde los primeros tiempos de la humanidad.

 

Muchos encuentran estás respuestas en la religión, otros en diferentes ramas de la ciencia; química, física, medicina. Otros en aquello considerado como pseudociencia. Otros en lo que tenga que ver con metafísica. Lo cierto es que nadie tiene una respuesta definitiva, una verdad absoluta que lo encierre todo, que nos saque de la incertidumbre y nos aporte sabiduría.

 

Hasta ahora, sobre las preguntas básicas de nuestra existencia solo tenemos hipótesis que, por más estudios que hayan que las comprueben en mayor o menor medida, no son concluyentes y siempre aparecen nuevos interrogantes.

 

Algo similar pasa con la felicidad. Al ser un sentimiento, es difícil de describir y de definir una causa, ya que depende de cada persona.

 

A nivel físico, se podría definir como una segregación de neurotransmisores como la dopamina, asociada al sistema de recompensa y al placer, o como las endorfinas, cuya mayor segregación ocurre en el entrenamiento físico. Lo cual influye en nuestras emociones y en este aspecto se puede definir como un estado de plenitud y gozo.

 

Gautama Buda decía: “No hay un camino a la felicidad; La felicidad es el camino.”

Sócrates dio la siguiente definición: “El secreto de felicidad no se basa en la búsqueda de tener más, sino en el desarrollo de la capacidad de disfrutar con menos”

En el diccionario, nos encontramos con lo siguiente: “Estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar algo bueno.”

 

Podemos encontrar cientos de definiciones, podemos leer libros de psicología, de filosofía, debatir por años sobre este tema, pero la respuesta a este cuestionamiento, la hallaremos ni más ni menos que en nuestro interior.

 

Las personas han buscado siempre la tan anhelada felicidad. Pero se encuentran ante la duda cuando ésta dura un momento.

 

Pregúntate a ti mismo/a qué es la felicidad para ti.

 

En la sociedad de consumo en que vivimos, nos llevan a pensar contínuamente, mediante pautas publicitarias entre otras cosas, que la felicidad se asocia a lo que tenemos.

 

Esto no implica que esté mal comprar cosas que necesitemos para darnos una mejor calidad de vida. El problema es el siguiente: supón que viste una hermosa cafetera y quieres comprarla porque te hace feliz tomar café. No solo es una cafetera hermosa, además está en promoción. Haces tus cuentas y acomodas tus finanzas. Te alegra el hecho de saber que puedes comprarla este mes. Vas a la tienda de electrodomésticos y sales con actitud victoriosa y la cafetera bajo el brazo. Pasas a comprar café. Llegas a tu casa, la abres, la armas a ojo y adivinando sin haber leído el manual.

 

Le das una breve ojeada para calcular la cantidad de café que lleva. El ruidito de la cafetera te emociona. Sirves tu café humeante. Te sientas, le das un sorbo. Te quemó, pero no importa, das otro sorbo más. Mientras tomas café de tú cafetera nueva, miras en la revista de la tienda de electrodomésticos que hay una tostadora en oferta. Comienzas de nuevo a hacer las cuentas.

 

Cuál es el problema aquí? No llegaste a disfrutar de tu nueva adquisición que ya estás pensando en otra.

 

Esa es la cuestión, en vez de detenernos un momento y disfrutar, estamos contínuamente pensando en generar cosas nuevas.

 

Basándonos en esto, podemos afirmar que la felicidad no es algo que tengas que estar siempre buscando. La felicidad es algo que debe sentirse día a día, momento a momento.

 

 

APRENDE A OBSERVAR: obsérvate a ti, lo que haces y lo que te rodea.

 

 

Muchas veces, vivimos nuestra cotidianidad de manera mecánica. Ponemos el piloto automático personal; vamos al trabajo, al gimnasio, comemos con la familia, planeamos cosas, y hasta dormimos de manera mecánica.

 

Al final, nuestro día se convierte en uno más del montón y La pregunta es: qué disfrutamos? Que tuvo de diferente, loco, extraño, divertido, curioso? Qué cosas pensamos?

Aprende a observarte, centra tú atención de momento a momento. No es sencillo al principio porque nuestra hermosa e inquieta mente nos mantiene ocupados. Mientras hacíamos cosas pensábamos en otras que teníamos que hacer también.

Obsérvate con amor, no te juzgues por pensar de más. Observa cada pensamiento innecesario y déjalo ir. Luego enfócate en ti.

 

Al levantarte, concéntrate en tú higiene matutina, luego disfruta tú desayuno. Pero disfrútalo de verdad. Siente el aroma, el ruido, el sabor. Observa las sensaciones y emociones que te genera.

 

Cada cosa que hagas durante el día, hazla con atención. Disfruta cada actividad, saca todo el aprendizaje posible.

 

Cuando almuerces o cenes con tu familia o amigos, disfruta el momento. No estés pendiente del teléfono o de las cosas que te generan preocupación o mal estar. Disfruta lo que te rodea.

 

 

 

 

 

CONÓCETE A TI MISMO.

 

 

En la entrada al templo de Delfos, hay una inscripción que cita: “Homo nosce te Ipsum”.

Lo que significa “hombre, conócete a ti mismo”.

 

Eso era lo que nos recomendaban los antiguos sabios y es otra de las claves (junto a disfrutar el momento) para ser feliz.

 

Anímate a conocerte internamente, sin emitir juicios de ti, solo hazlo. Analiza cada cosa que te aporta alegría, felicidad.

 

Si tienes pensamientos negativos de ti, obsérvalos y déjalos ir. Luego reemplazarlos por otros positivos. Recuerda que todos venimos a aprender, que nuestra evolución es continua, que si hay algo que no nos gusta de nosotros podemos cambiarlo, pero siempre hablándonos con amor, no en base a reproches.

 

Piensa en las actividades que te dan alegría, que te hacen sentir bien, y trata de incorporar más de eso a tú vida.

Deshazte de todo lo que no suma, de lo que no aporta nada bueno. Si ves que tú matrimonio va mal, o no te gusta tú trabajo, pon voluntad en cambiar eso. No temas a cortar una relación, las personas van y vienen en nuestra vida. Busca otro trabajo, busca e intenta por todos los medios poder vivir de lo que te gusta.

 

Si tú felicidad tiene que ver con adquirir cosas nuevas, entonces hazlo, pero recuerda disfrutarlo.

 

Espero que estos consejos te hayan servido. Feliz vida!

 

Continue Reading

Motivación

Construyendo La Felicidad

Published

on

By

La Felicidad se erige sobre cimientos donde la racionalidad y el instinto se han logrado equilibrar. Este equilibrio no nos viene dado ni es cuestión de suerte,  todas las posibilidades dependen de nuestra  voluntad.

Como todos los objetivos que nos propongamos en nuestra vida, la felicidad, está al alcance de nuestra mano solo si tenemos la constancia de trabajar para lograrla. Determinadas cosas podemos tener en cuenta a la hora de construirnos un pasar agradable por esta vida que, después de todo, es lo único que tenemos:

 

I – PROPOSITOS EN LA VIDA

 

Los objetivos en la vida nos harán más sencilla y llevadera la supervivencia al tedio de la cotidianeidad rutinaria de la actualidad.

Muchos encuentran su felicidad siguiendo el llamado de determinadas vocaciones: Quienes disfrutan del camino laboral o profesional elegido, tienen la gracia de poder sentirse a gusto en un lugar en donde la mayoría de las personas cuentan los segundos para huir a su jardín secreto personal. Sin embargo esto no es muy común hoy en día donde se prefiere la rutina predecible sobre aventuradas posibilidades riesgosas o asombrosas.

Otros se someten a voluntades superiores siguiendo prácticas ancestrales que trabajan la espiritualidad personal. Algunos optan por la superioridad del rendimiento y dedican su pasar al desarrollo de determinadas habilidades deportivas.  Existen, incluso, quienes desarrollan tanto la espiritualidad como el rendimiento deportivo practicando diversas artes marciales con el esfuerzo físico y mental que esto requiere, quien las practique sabrá de que hablo.

Quienes siguen la senda de las artes, prefieren existir en entornos que alimenten su creatividad. Los propósitos que puedan tener, están relacionadas más que con una superación personal, con n la interpretación de sensaciones a través de la pintura, la música, la danza o el arte en que se desempeñen.

Sin embargo, varios círculos académicos creen que los propósitos que más felices hacen a las personas son aquellos que se relacionan con los deseos y necesidades de cada individuo específico. Es decir, cada individuo puede construir su propio propósito complejo y heterogéneo.

 

2 –  BUSCAR EL PLACER

 

La búsqueda del placer (también conocida por alguno como Hedonismo) alimenta nuestro bienestar individual, condición sine quan non  para sentirnos felices y poder transmitir a otros ese estado de ánimo.

A lo largo de la historia, el concepto de placer fue cambiando. Algunos lo asociaban al austero placer de que no faltase comida, bebida o techo, actualmente cuando hablamos de placer, lo asociamos al placer adrenalínico de una noche de sexo o a un banquete rebalsado de manjares. Creemos que ambos estados del placer son favorables al desarrollo de la felicidad.

Sin embargo, los extremos, casi nunca son ejemplo de la realidad. Cotidianamente, el placer puede encontrarse en un desayuno particularmente agradable, en el inesperado abrazo sincero de alguien que nos manifiesta su cariño o en sucesos intensos como un recital de tu banda favorita al final de la noche.

 

3 – AUSENCIA DEL DOLOR

 

Diferentes creencias derivadas del budismo ponen énfasis en desprendernos del dolor y todo aquello que pueda estar causándolo. En Asia, un paisaje diferente al nuestro, no se entendía a la felicidad como a la acumulación de buenos momentos, sino como un estado donde el dolor estaba ausente. Esta perspectiva lleva a apreciar lo que tenemos y no tanto lo que nos falta, nos lleva a amar más que a desear.

 

4 – ENTORNO SANO

 

Nuestro bienestar, está íntimamente vinculado con el entorno en el que nos desenvolvemos. Así, mientras menos emanaciones nocivas posea el aire que respiremos y menos metales pesados tenga el agua que bebamos, mejor nos sentiremos y, por lo tanto, más felices seremos. Una dieta equilibrada también ayuda.

Actualmente se dificulta encontrar lugares donde los seres humanos no hayamos contaminado el medio ambiente, sin embargo siempre hay algunos mejores que otros. Las sierras de Cordoba, en Argentina, se caracterizan por la pureza de su aire.

Sin embargo, cuando hablamos de entorno, también tenemos en cuenta al entorno social en el que nos desempeñamos, esto nos lleva al siguiente punto:

 

5 – RELACIONES INTERSUBJETIVAS

 

Cuando compartimos nuestro tiempo con personas a las que apreciamos, creamos recuerdos de un momento feliz. Actualmente, en la Universidad de Hardvard, Estados Unidos, se alberga una investigación a cargo de Robert Walding que traza una relación directa entre las relaciones intersubjetivas y los niveles bajos de stress, uno de los principales flagelos de la humanidad desde fines del Siglo XX. Se ha podido determinar que:

“… Aquellas personas que se nutren de relaciones satisfactorias, presentan niveles más bajos de stress.”

Ante esto, optar por las buenas compañías parece lo más razonable si queremos relajarnos un poco. Compartir nuestros intereses y absorber conocimiento de otra persona nos genera momentos gratos y felices. Si tienen alguna duda, observe las fotografías de las reuniones de amigos, ahí nadie está triste aunque alguno pueda no estar tan contento.

Es también en el ámbito de las relaciones personales donde podemos conocer a la persona de la que nos enamoraremos o con quien comencemos una gran amistad, un contacto interesante o un nuevo universo.

 

6 – EXPRESARNOS

 

Hablar, cantar, bailar o simplemente sonreír son formas en las que podemos manifestarnos. Expresarnos es una forma de sacar lo que tenemos adentro para alivianarnos el peso. Guardar sentimientos puede acongojarnos y muchas veces, permitir que nos pasen por encima. Expresar nuestra opinión y lo que consideramos cierto o justo, es necesario para sentirnos bien con nosotros mismos, lo que nos lleva al próximo título…

 

7 – QUERERNOS

 

Tener objetivos, propósitos en la vida, alejarnos del dolor o buscar el placer, son herramientas inútiles si antes no somos felices con nosotros mismo. Antes que nada, debemos ser nuestro primer admirador, reconociendo nuestras grandezas y abrazando nuestras flaquezas como escaleras a superarnos.

 Podemos concluir entonces en que para transmitir felicidad primero debemos ser felices con  nosotros mismos.

 

 

EN RESUMEN, la felicidad se construye en convivencia con las personas y el medio. Los placeres y los objetivos que nos propongamos cumplen un rol fundamental, pero nada de esto es posible si no expresamos nuestras ideas ni nos apreciamos tal cual somos.

 

Autor : Kako

blog

Pagina de inicio

Continue Reading

Motivación

Las 5 Mejores Costumbres para una Mañana Exitosa

Published

on

1) Levantarse Temprano. Bien Temprano.

 

Tema delicado, pero ya lo sabemos todos.

¿Pero en definitiva, por qué y para qué afrontar el día cuando todavía es de noche, cuando hace màs frió, cuando todo està màs quieto?

Simplemente por que es un momento ideal donde los demás duermen, y evitamos todos los momentos en los cuales vamos a estar interrumpidos el día.

La Clave es la Anticipación. Màs anticipo inteligentemente, màs disfruto de mi día, porque las cosas màs urgentes ya han sido tratadas o aliviadas temprano en la mañana. Levantate 1h màs temprano.

 

2) Tomar una Ducha Fría – ¿Temes el frío?

Un desafío para algunos, una fuente de energía, de dinamismo, de bien estar tremenda para otros. Los beneficios del agua fría se conocen desde el principio de la humanidad. Popularizado por Kneipp et Khune y recientemente por Wim Hof, sabemos de sobra que despierta bien, quema grasa, mejora la circulación de la sangre, mejora el estado de la piel y cabello, aumenta la fertilidad.

 

 

3) Estirarse o hacer Yoga

 

Es el momento el màs dificil del dia pero también el màs oportuno. No hace falta una sesión muy larga para que sea eficaz, de 5 minutos como mínimo, hasta 1h para los màs acostumbrados. Pueden seguir una rutina en Youtube https://youtu.be/hfyztSah00g?t=1m19s .

Si uno no hace estiramientos diarios, tiene a llegar a una cierta edad totalemente rígido, con problemas articulares.

Nunca es tarde, aún màs si ya tiene una molestia de una articulación o de un músculo  en algún lugar del cuerpo !

Es muy relajante, destresante, y saludable. Todos los animales lo hacen, debe ser por algo ?

 

4) Meditación – Meditar 5-10 minutos cambia totalmente el día.

 

La meditación es  quizás la mejor forma de equilibrar el sistema nervioso, y consecuentemente, de la gestión de los emociones. Ameliora la Memoria, la Atención, la Concentración. Solo hace falta poner su dorso derecho, cerrar los ojos, y respirar. No importa la cantidad o la calidad de los pensamientos que surgen. Soló volver a focalizar la consciencia sobre la Respiración, y/o el Corazón.

 

5) El Jugo de Limón

 

El cuerpo festeja cuando le das limón. Te saca esas acidosis, esas nauseas, de la mañana, después de una noche larga ( o corta ). Medio limón exprimido en un medio vaso de agua y listo. Lo podés mezclar con miel si la acidez te da miedo. Quema grasa, y proporciona Vitamina C. Solo proba algunos días primero y ves que te cambia.

 

¿Estas listo para mañana?

 

blog

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 David Michigan