Creamos un curso en línea con la intención no solo de transmitir nuestros saberes y capacidades y así formar a otras personas sino que pretendemos obtener ingresos a través de una formación. Hoy en día el internet es un medio fundamental para llevar a cado esta tarea pero antes de poder lanzarla al mercado debemos tener en cuenta diferentes factores para que logre adaptarse y de esta manera lograr popularidad y éxito dentro de los medios sociales digitales.

Sabemos que toda formación online se basa principalmente en poder integrar nuevos métodos de enseñanza y aprendizaje a las tecnologías de la información y la comunicación y poder incorporar herramientas que permitan tener un mejor y mayor acceso a los diferentes contenidos pedagógicos, esenciales para el crecimiento y desarrollo intelectual de las personas.

La formación en línea ha logrado generar cambios significativos y representativos en la vida de cada sujeto social. Como formadores  nuestro rol no ha cambio mucho pero si debemos adaptarnos a los nuevos cambios tecnológicos. Crear un curso actualmente es uno de los emprendimiento más rentables en esta época pero tenemos que tener en cuenta muchos pasos previos antes de lanzarla y que los estudiantes quieran aprender.

En el momento de emprender un negocio, del ámbito que sea, nos llegamos a cuestionar muchas cosas, y entre ellas surge la duda del precio que le debo poner a un determinado producto o servicio, más cuando se trata de nuestra primera experiencia y no sabemos qué tipo de capital se maneja dentro del mercado.

En este artículo veremos algunos de los pasos previos que tenemos que tener presente al momento de crear una formación online y nos enfocaremos en la manera de cómo fijar un precio correcto para que resulte no solo beneficioso para los estudiantes sino que nos permita generar buenos ingresos.

Cuando tomamos la decisión de crear una formación, es porque ya en nuestra mente hemos pensado la temática que desarrollaremos. Lo ideal es que además de conocer el ambiente educativo y su manera de funcionar dentro de las plataformas digitales, podamos buscar, investigar y analizar otros tipos de cursos, para poder conocer un poco mejor las funciones y las estrategias que se usan para poder llamar la atención de los estudiantes y a su vez conocer cuáles son sus demandas y que es lo buscan de un curso online.

Como todo formador, nuestro objetivo debe estar enfocado en poder orientar a nuestros estudiantes para saber qué es lo que ellos esperan, dándole todas las herramientas de enseñanza, y potenciando sus saberes. Nuestra idea es poder intercambiar con ellos las ideas o dudas que tengan en relación tanto al desarrollo del curso como de la temática ha desarrollar, se trata de generar un vinculo de confianza para realizar un proceso de comunicación y dialogo.

Poder determinar nuestro púbico, es algo primordial en cualquier curso. Podemos generar contenidos para los niños como así también para los jóvenes, pero dentro de la sociedad, los adultos precisan actualizar sus conocimientos y seguir formándose, por eso debemos pensar muy bien a quien queremos llegar y porqué.

Una vez que hemos completado la estructura de la formación en línea, tal como la temática, los  objetivos, el plan de estudios que seguiremos, la duración que le tomara al estudiante desarrollarlo, a quién vamos a enseñar, nos vamos a plantear finalmente  cuál va a ser el valor de ese curso, teniendo en cuenta diferentes factores, tenemos que ver los pro y los contra, si nuestro precio será bajo o será alto, que actitud tomaran nuestros clientes en relación a ese valor y si realmente nos podemos beneficiar con sus ingresos.

¿Cómo podemos fijar ese valor? De la siguiente manera:

Vamos a tener en cuenta primero nuestros gastos fijos, es decir, aquel consumo que tendremos para lograr entrar al mercado educativo. Debemos elegir una plataforma educativa, mantener actualizado y activo nuestro curso y poder promocionarlo. Tendremos gastos variables, aquellos que tengan que ver con el marketing de la formación y gastos que pueden surgir durante su desarrollo.

Algo que la mayoría de los formadores hacemos es fijarnos el precio de otros infoproductos para tener una idea del valor que se maneja dentro de Internet y del espacio educativo. La idea no es ofrecer menos, para obtener más estudiantes, eso puede tener sus desventajas. Debemos manejar un valor acorde a lo que estamos ofreciendo, a la calidad de nuestro curso y ofrecer nuevos métodos, nuevos formatos, nuevas actividades que puedan atraer a las personas.

Debes saber que para fijar un precio a una formación online, no solo influye el contenido que vas a ofrecer y la manera en cómo lo harás, sino que el desafío está en poder atraer, llamar la atención de los estudiantes pode medios de tus estrategias de publicidad, ofreciendo un valor que las personas puedan pagar, con un curso que los ayude a formarse adecuadamente. Piensa en lo que vas a invertir para cubrir los gastos fijos y variables y de acuerdo a eso fija el precio correcto. A medida que pase el tiempo y la cantidad de seguidores que tengas, veras si es acorde o no a tu formación y qué necesitas para bajar o subir tu valor.

👉 Haz click aquí para acceder a mi curso supremo

https://www.davidmichigan.com

https://www.themichiganacademy.com