Es muy común escuchar hablar sobre las propiedades afrodisíacas de determinados productos naturales como el chocolate, las fresas, el maní. Lo cierto es que el término es algo ambiguo, ya que los procesos por los que las sustancias de dichos alimentos pueden influir en nuestra líbido son variados, e incluso, pueden influir por efecto placebo.

El término afrodisíaco proviene de la mitología griega. Se utilizaba para referirse a la diosa del amor Afrodita, quien luego sería Venus en la cultura Romana. De allí se acuña el término “afrodisíaco” a todo aquello que potencia y mantiene el deseo sexual y la atracción.

Muchos estudios se han realizado, pero ninguno de ellos arroja un resultado claro y concreto, por un lado, porque los alimentos afrodisíacos no generan en todos los organismos el mismo efecto, por otro lado, porque hay un efecto placebo de por medio.

Es por esto que los alimentos afrodisíacos se pueden clasificar como:

Afrodisíacos de acción central.

Son aquellos que tienen una sustancia, por lo general una hormona, que ejercen un efecto desinhibidor.  Hacen que nuestro cuerpo secrete dopamina, testosterona u otro tipo de hormonas que promueven este efecto.

Afrodisíacos por asociación.

Los alimentos que tienen formas que se pueden asociar con órganos sexuales o partes del cuerpo. Por ejemplo la banana y la manzana, pueden llevar a una persona a asociarlas con alguna parte del cuerpo físico.

Afrodisíacos por alteración de otras vías.

Estimular el tacto, el olfato y el oído, también puede producir un efecto afrodisíaco. Como una fragancia, o el roce de una pluma en la piel.

Afrodisíacos culturales.

En cada país, en cada cultura, hay alimentos asociados al efecto afrodisíaco, aunque no lo sean. Como el gingseng y los mariscos, que tienen muchos nutrientes pero ninguna propiedad afrodisíaca. Lo adoptan como tal por cultura, por lo que se puede afirmar que funcionan como placebo.

ALIMENTOS AFRODISÍACOS

Chocolate

El cacao contiene feniletilamina, una sustancia que ayuda en la producción de dopamina y en la liberación de endorfinas, lo que ayuda a combatir la fatiga, mejorar la circulación sanguínea y ventilación pulmonar. Todo esto contribuye a una mayor excitación y a un incremento del deseo sexual.

El chocolate tiene una amplia tradición como afrodisíaco e incluso como sustituto del sexo.

Miel

Promueve la utilización y metabolización de la hormona sexual femenina. Eleva el nivel de la hormona sexual en la sangre.

Ostras

Las ostras tienen alto contenido proteico y de Zinc. Lo cual ayuda a mejorar los espermas y la lubricación de la mujer.

El zinc ayuda al cuerpo humano a producir testosterona, una hormona muy relacionada con el deseo sexual.

Canela

Estimula el flujo sanguíneo en la zona abdominal, mejorando y facilitando la irrigación en los genitales. Lo que se traduce en una excitación más intensa y satisfactoria al aumentar la facilidad para lograr la excitación y, en el caso del hombre alcanzando y manteniendo la erección.

Además, es uno de los aromas afrodisíacos por excelencia.

Se puede consumir tanto en té, como añadida en repostería, en cualquier comida o en licores.

Fresas

Contienen altas cantidades de vitamina C y, aportan potasio y magnesio, sustancias que intervienen en el deseo sexual y fomentan la libido. Estimulan las glándulas endocrinas y el sistema nervioso.

Resultan muy apetecibles tanto a nivel visual como gustativo.

Plátano

Los plátanos, además de su asociación fálica, tienen alto contenido de potasio, vitamina B, bufotenina y magnesio que equilibran los neurotransmisores cerebrales encargados de la libido, mejorando así el estado de ánimo y autoestima junto con el sentido de seguridad.

Higos

Tienen un alto contenido en betacaroteno, sustancia que impacta en la producción de hormonas sexuales. Mejora el deseo y nivela los desbalances de estrógenos.

Por su elevado contenido en azúcar constituyen una buena fuente de energía, lo cual mejora nuestro rendimiento sexual, o nos renueva las energías luego del acto.

Mango

Al igual que los higos, contiene betacaroteno que ayuda a la generación de estrógenos y testosterona. Mejora la producción espermática por la cantidad de vitaminas que tiene y contiene triptófano, sustancia conocida como la hormona del placer.

Vino Tinto

Es el mayor desinhibidor conocido por su contenido de alcohol. Además  su efecto vasodilatador permite un mayor aporte de sangre en las áreas genitales tanto en el hombre como de la mujer.

Maca Peruana

Debido a la gran cantidad de nutrientes que aporta, se utiliza no sólo como afrodisíaco, sino también para proteger las funciones cognitivas superioren. Activa la secretación de hormonas sexuales que hacen posible la excitación de quien la toma.

Almendras

Tradicionalmente, las almendras son un afrodisíaco natural para las mujeres, ya que fomentan la fertilidad y dan energía dado su alto contenido en nutrientes beneficiosos para el organismo.

La mayoría de frutos secos contienen altos niveles de arginina y vitamina B3; su ingesta hace que la circulación sea más fluida por vasodilatación,  lo que promueve la excitación y la erección del miembro sexual masculino.

ACTIVAR LOS SENTIDOS

Más allá de los alimentos que elijas para subir tu líbido, como explicamos anteriormente, éstos no generan en todos lo mismo. Por eso, te recomendamos preparar el clima adecuado. ¿Cómo haces esto? Buscando todas las formas posibles de activar los sentidos hacia lo afrodisíaco.

En cuanto al sentido del gusto, ya sabes que alimentos te estimularán a ti y a tu pareja.

Puedes preparar una cena romántica incluyendo algunos de estos productos afrodisíacos. Un buen plato de ostras, acompañado con un vino, y de postre frutas frescas y frutas secas bañadas en chocolate es una buena opción.

En cuanto a la estimulación auditiva, puedes seleccionar una música tranquila, ya sea con letra o meramente instrumental.

También es importante el diálogo que tengan. Todo lo que sea problemas de trabajo, de la vida, etcétera, es mejor dejarlo para otro momento. Para estimularse de manera auditiva, pueden desde expresar sus sentimientos, hasta contar cosas divertidas. Cualquier cosa que promueva la relajación y distensión de ambos.

Para estimular el olfato, además de la deliciosa comida y el vino, puedes poner esencias para que se inunde el ambiente, como la de canela, que a su vez es afrodisíaca.

En cuanto al tacto, antes de tener sexo con tu pareja, puedes implementar unos masajes corporales y combinarlo también con aceites esenciales como la de jazmín, sándalo, rosas, ylang ylang.

¡Esperamos que estos consejos te sirvan para tener tu noche ideal con tu pareja!